Los Religiosos Camilos llegaron a Barranquilla en el año de 1970, a invitación de Monseñor Germán Villa Gaviaria, quien les invitó encargarse de la pastoral de la salud en los hospitales, inicialmente el Hospital de Barranquilla. En la vanguardia llegó el padre Agustín Padovan.

En el año de 1975 había cuatro religiosos y se establece oficialmente la Comunidad, con sede en el barrio Los Andes. Asistieron a los enfermos en vsrios hospitales, y uno de ellos, el padre Cristian Leso realizó también labores pastorales en la Parroquia de San Pablo, barrio la Paz, esto a invitación de, en aquel entonces, padre Victor Tamayo, siendo párroco de la Iglesia San Clemente.

El día 20 de febrero de 1977, domingo de carnaval, llega a la ciudad de Barranquilla el padre Cyrillus Swinne, holandés, de paso a la ciudad de Lima, Perú, que era su destino para trabajar en los hospitales, pero en acuerdo con los interesados y las autoridades de la Orden, se decidió que conformara en Barranquilla una Comunidad holandesa.

A año y medio de su llegada, la Comunidad contó con tres religiosos, y se estableció su sede en el barrio la Paz.